Pon tu negocio en movimiento.

Trazabilidad y Procesos de Calidad

En el primer artículo de esta temática, vimos los componentes fundamentales de la operación cotidiana y la cadena de valor. Hablamos del Plan de Producción, de la Gestión de Stock, del Transporte y la Logística.

Categoría recursos humanos

Operaciones

Noticia principal

Si bien el tema de la trazabilidad suena a grandes complejos industriales, lo cierto es que hoy en día es un requisito bastante común, tanto de las autoridades gubernamentales como de los consumidores, que ya se acostumbraron a ver el código de barras en la etiqueta de los productos. Además, es un componente necesario para implementar procesos de mejora en términos de calidad.

Básicamente entendemos a la trazabilidad como el conjunto de procedimientos que permiten registrar y conocer el origen, recorrido, destino y estado de un producto o lote de productos.

1. Cuando se termina de fabricar un objeto y se lo marca (con un trazo, podríamos decir), queda incorporado al stock; cruzando esa información con el Plan de Producción, se sabrá qué partida de insumos se utilizaron, en qué momento se realizó la manufactura y -según el producto qué sea- se identificarán otros factores importantes.

2. Luego está el proceso de transporte a los almacenes y de allí a centros de distribución y/o al punto de venta; al partir se lo dará de baja del stock de la planta.

3. Paso siguiente quedará registrado qué producto habrá ido a cada boca de expendio, en donde será dado de alta en el propio sistema de control de stock.

4. Finalmente, cuando el cliente final lo compre y el cajero lo pase por el lector de código de barras, se lo dará de baja del stock.

Hablamos de código de barras pero no es el único método, aunque sí el más popular para productos de consumo masivo. Se conforma de las líneas de diferente grosor y con distancias variables entre sí, tal como vemos habitualmente en las etiquetas, y de un número único de identificación de cada pieza en un sistema determinado. Actualmente crecen en forma acelerada, las soluciones que trabajan con la tecnología RFID (Radio Frequency IDentification), que opera en general con una etiqueta autoadhesiva, la cual contiene una antena que transmite de manera inalámbrica información del producto, incluso si no hay linea de vista entre el producto y el dispositivo lector de información.

Noticia principal

Si los productos son empaquetados en cajas o pallets, éstos también pueden tener una identificación de trazabilidad, de forma tal que la información se encadena, simplificando la operación y reduciendo los volúmenes de datos que se manejan en las áreas de logística.

En todos los rubros se pueden aplicar técnicas de trazabilidad, aunque por razones diversas. Es un tema especialmente sensible en la industria farmacológica y alimenticia, donde hay productos con vencimiento. Además, si hubiera algún problema con un ejemplar específico, se podrá seguir la trayectoria que recorrió y deslindar responsabilidades, es decir, determinar si fue pudo haber un problema en la fabricación, el almacenamiento o el transporte; un caso típico tiene que ver con la cadena de frío. Esto podrá tener consecuencias en los seguros y en los contratos.

Como decíamos, las Normas ISO y distintas regulaciones específicas de mercados verticales, establecen la necesidad de contar con una solución de trazabilidad. Conocer la trayectoria de un producto puede impactar en la fase productiva y también en la respuesta a consultas o reclamos de clientes, por lo que se hace presente en todo su ciclo de vida.

La trazabilidad es un componente necesario para implementar procesos de mejora en términos de calidad.

No se pierda los próximos artículos que pondrán en movimiento su emprendimiento.